Cabalgando al Tigre

Jueves, 9 octubre, 2008

El Discurso del Método (I): pruebas de la existencia de Dios

Filed under: Textos recomendados — by Aspirante a domador @ 9:30 am
Tags: , , ,

De El discurso del método (Alianza Editorial, Madrid 2006, 197 págs., traducción, estudio preliminar y notas de Risieri Frondizi), obra cumbre de René Descartes y punto de inflexión en el pensamiento occidental, os dejo su demostración de la existencia de Dios. Su argumento principal se basa en que, del mismo modo en que la nada no puede producir cosa al­guna, lo menos perfecto no puede producir lo más perfecto, y desde luego a mí me parece una argumentación de peso. Eso no quita para que encuentre a Descartes, y lo diré bajito ahora que nadie nos escucha, un plomo de siete suelas. Lo que me anima a traerlo aquí es la paradoja de que, aquellos que han puesto su granito de arena para establecer la visión desencantada del hombre moderno, que vive en un cosmos sin sentido ni finalidad cuando, curiosamente, dentro de sí existe una sed asfixiante de sentido, aquellos que han contribuido decisivamente a crear un ateo en el peor de sus sentidos, eran los más meapilas de su clase: Pico, Ficino, Darwin, Copérnico… Eso siempre me ha dado qué pensar: parece que el mundo ironiza al convertir sus legados filosóficos en la simiente de una visión del mundo que a ellos les repugnaría. Por cierto, he eliminado del texto las notas de Frondizi.

————————————– 

Reflexioné después que, puesto que yo dudaba, no era mi ser del todo perfecto, pues advertía claramente que hay mayor perfección en conocer que en dudar, y tra­té entonces de indagar por dónde había yo aprendido a pensar en algo más perfecto que yo; y conocí evidente­mente que debía de ser por alguna naturaleza que fuese efectivamente más perfecta. En lo que se refiere a los pen­samientos que tenía acerca de muchas cosas exteriores a mí, como son el cielo, la tierra, la luz, el calor y otras mil, no me preocupaba mucho el saber de dónde procedían, porque, no viendo en esos pensamientos nada que me pareciese superior a mí, podía pensar que si eran verda­deros dependían de mi naturaleza en cuanto que ésta posee alguna perfección, y si no lo eran procedían de la nada, es decir, que estaban en mí por lo defectuoso que yo era. Mas no podía suceder lo mismo con la idea de un ser más perfecto que mi ser; pues era cosa manifiesta­mente imposible que tal idea procediese de la nada, y por ser igualmente repugnante que lo más perfecto sea consecuencia y dependa de lo menos perfecto que pensar que de la nada provenga algo, no podía tampoco proce­der de mí mismo. De suerte que era preciso que hubiera sido puesto en mí por una naturaleza que fuera verda­deramente más perfecta que yo y que poseyera todas las perfecciones de las que yo pudiera tener alguna idea, o lo que es igual, para decirlo en una palabra, que fuese Dios. A lo cual añadía que toda vez que yo conocía algu­nas perfecciones que me faltaban no era yo el único ser que existía (usaré aquí libremente, si parece bien, de los términos de la Escuela), sino que era absolutamente ne­cesario que hubiere otro ser más perfecto, de quien yo dependiese y de quien hubiese adquirido todo cuanto poseía. Pues si hubiera sido yo solo e independientemen­te de todo otro, de tal suerte que de mí mismo procediese lo poco que participaba del Ser perfecto, hubiera podido tener por mí mismo también, por idéntica razón, todo lo demás que sabía que me faltaba, y ser infinito, eterno, inmutable, omnisciente, omnipotente, poseer, en suma, todas las perfecciones que advertía que existen en Dios. Pues, según los razonamientos que acabo de ha­cer, para conocer la naturaleza de Dios, en cuanto la mía era capaz de ello, me bastaba considerar si era o no una perfección poseer las cosas de que en mí hallaba alguna idea, y seguro estaba de que ninguna de las que denota­ban alguna imperfección estaba en él, mas sí todas las res­tantes. Y así notaba que la duda, la inconstancia, la triste­za y otras cosas semejantes, no podían estar en Dios, puesto que yo me hubiera alegrado de verme libre de ellas. Tenía yo, además de esto, ideas de muchas cosas sensibles y corporales, pues aun suponiendo que soñaba y que todo lo que veía e imaginaba era falso, no podía ne­gar, sin embargo, que tales ideas estuvieran verdadera­mente en mi pensamiento. Pero habiendo conocido en mí muy claramente que la naturaleza inteligente es dis­tinta de la corporal y teniendo en cuenta que toda com­posición denota dependencia y que la dependencia es manifiestamente un defecto, deduje que no podría ser una perfección en Dios componerse de estas dos naturalezas y que, por tanto, Dios no era compuesto. En cambio, si en el mundo había cuerpos, o bien algunas inteligencias u otras naturalezas que no fuesen completamente perfectas, su ser debía depender del poder divino, de manera que sin él no podrían subsistir ni un solo momento.

Quise indagar luego otras verdades, y habiéndome propuesto considerar el objeto de los geómetras, al que concebía como un cuerpo continuo o un espacio indefinidamente extenso en longitud, anchura y altura o profundidad, divisible en varias partes que pueden tener varias figuras y tamaños, y ser movidas o traspuestas de muchas maneras, pues los geómetras suponen todo es en su objeto, repasé algunas de sus demostraciones más sencillas, y habiendo advertido que esa gran certeza que todo el mundo atribuye a tales demostraciones se funda tan sólo en que se conciben de un modo evidente según la regla antes dicha, advertí también que no había nada en ellas que me garantizasen la existencia de su objeto; por que, por ejemplo, veía muy bien que, suponiendo un triángulo, era necesario que sus tres ángulos fueran iguales a dos rectos, mas no por eso veía nada que me asegu­rase que en el mundo hubiera triángulo alguno. En cam­bio, si volvía a examinar la idea que tenía de un Ser perfecto, hallaba que la existencia estaba comprendida en ella del mismo modo como en la idea de un triángulo se comprende que sus tres ángulos sean iguales a dos rectos, o, en la de una esfera, el que todas sus partes sean equidis­tantes de su centro, y hasta con más evidencia aún; y que, por consiguiente, es por lo menos tan cierto que Dios, que es un Ser perfecto, es o existe, como lo pueda ser cualquier demostración de geometría.                        

Pero si hay muchos que están persuadidos de que es difí­cil conocer lo que sea Dios, y aun lo que sea el alma, es por­que no elevan nunca su espíritu por encima de las cosas sen­sibles y están tan acostumbrados a considerarlo todo con la imaginación, que es un modo de pensar particular para las cosas materiales, que lo que no es imaginable les parece ininteligible. [...]

Finalmente, si aún hay hombres a quienes las razones que he presentado no han convencido de la existencia de Dios y del alma, quiero que sepan que todas las demás co­sas que acaso crean más seguras -por ejemplo, que tienen un cuerpo, que hay astros y una tierra y otras semejan­tes- son, sin embargo, menos ciertas. Porque si bien te­nemos una seguridad moral de esas cosas tan grande que parece que, a menos de ser un extravagante, no puede nadie ponerlas en duda, sin embargo, cuando se trata de una certidumbre metafísica no se puede negar, a no ser perdiendo la razón, que no sea bastante motivo, para no estar totalmente seguro, el haber notado que podemos asimismo imaginar en sueños que tenemos otro cuerpo y vemos otros astros y otra tierra sin que ello sea cierto, pues ¿cómo sabremos que los pensamientos que se nos ocurren durante el sueño son más falsos que los demás si con frecuencia no son menos vivos y precisos? Y por mu­cho que lo estudien los mejores ingenios, no creo que puedan dar ninguna razón suficiente para desvanecer esta duda sin suponer previamente la existencia de Dios. (Págs. 109-113)

About these ads

6 comentarios »

  1. Me he leído El Discurso del Método un par de veces. Montaigne, Descartes y Locke son los máximos representantes del escepticismo, racionalismo y empirismo respectivamente. Estas tres concepciones de la filosofía moderna son las principales respuestas gnoseológicas y metafísicas explicativas del conocimiento. El empirismo pretende explicar el ser de las cosas desde la experiencia, el racionalismo funda el conocimiento la razón y el escepticismo argumenta a favor de la imposibilidad de conocer. La concepción cartesiana de la racionalidad trata de buscar la unidad mediante una evidencia infalible a través de un método compuesto por reglas que conduzcan adecuadamente el pensamiento. Este método no es un simple método de exposición y demostración de lo que ya se conoce, tal y como hace la lógica aristotélica. El método cartesiano responde a la necesidad de encontrar unos principios sólidos sobre los que la razón pueda proceder con completa seguridad. Dentro de este monumental esquema tiene que caber Dios, si no, vaya fiasco. Personalmente, yo soy escéptica y tengo fe. Nunca se me ha ocurrido acercarme a Dios a través de la razón, con todos mis respetos hacia Descartes y su valeroso planteamiento.
    Un beso cartesiano,
    F.

    Comentario por Filô — Sábado, 11 octubre, 2008 @ 11:57 pm |Responder

  2. Imagina qué tensión interior debía tener el amigo Renato, dividido entre (cito de memoria) “la ley moral en mi [su] interior”, un elemento teleológico y significante, y “la ley física en el exterior”, ciega, sin objetivo ni sentido.
    A mí, esta esquizofrenia me parece atroz, y creo que, desde Descartes, está en el interior de todos nosotros en mayor o menor medida. Un beso platónico.

    Comentario por Aspirante a domador — Lunes, 13 octubre, 2008 @ 9:51 am |Responder

  3. [...] by Aspirante a domador @ 9:50 am Tags: descartes, discurso, metodo, verdad Por último en lo que a El discurso del método de Descartes se refiere, os dejo la formulación del racionalismo puro, el legado más influyente [...]

    Pingback por El Discurso del Método (y II): reglas para hallar la verdad « Cabalgando al Tigre — Viernes, 24 octubre, 2008 @ 9:50 am |Responder

  4. Me estoy leyendo el discurso del metodo y no llego a entender del todo como prueba la existencia del alma. me gustria que alguien entendido en este tema me lo pudiera aclarar. gracias.

    Comentario por nerea — Martes, 25 agosto, 2009 @ 9:30 am |Responder

  5. Hola Nerea. Hace tiemnpo que lo leí y no lo tengo fresco, pero sí recuerdo que, como todo este tipo de “demostraciones”, parte de premisas que no es muy riguroso sostener como tales, pues son discutibles y no verdades axiomáticas, como sería necesario para una demostración lógica impecable. Un saludo.

    Comentario por Aspirante a domador — Miércoles, 26 agosto, 2009 @ 5:58 pm |Responder

  6. me parece un libro demasiado interesanteeeee!!!!!!!!

    Comentario por wendy — Miércoles, 18 abril, 2012 @ 4:02 am |Responder


RSS feed para los comentarios de esta entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El tema Toni. Blog de WordPress.com.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 40 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: