Cabalgando al Tigre

Martes, 20 diciembre, 2005

Una precisión “editorial”

Filed under: Notas "editoriales" — by Aspirante a domador @ 8:29 am

Tigre.jpgQuizá debiese haberlo hecho en el primer post, pero puesto que no lo hice, quisiera aclarar algo que puede no resultar obvio y evitar de este modo cualquier mal entendido. No me gustaría que nadie creyese que lo que aquí comento a título personal lo tengo por verdad axiomática. Primero, esto es un blog, lo que inevitablemente y por su propia naturaleza obliga a un tono y a una visión personal, y segundo, nada de lo por mí dicho puede ni pretende ser irrefutable; quede claro mi no adhesión inquebrantable a visión alguna del mundo: tengo sin duda mis tendencias, pero mis verdaderas convicciones son muy pocas… y casi todas revisables, en función de su capacidad de explicar el mundo. Esto me recuerda a una entrevista (¿publicada acaso en aquella revista de los años 80 llamada Cielo y Tierra que dirigía Daniel Bonet?) en la que le preguntaban a Ananda K. Coomaraswamy por qué se sentía afín a la escuela tradicional (llamémosla así), a lo que contestó que, de las cosmovisiones que él conocía, era la que mejor y más coherentemente explicaba el mundo. Pues eso.
Para terminar, una declaración de intenciones: este espacio no pretende exponer exhaustivamente “doctrina” alguna, sino más bien abrir líneas de investigación y pensamiento que, por su carácter, no pueden ser más que personales. La profundización en las mismas depende del lector. Ni que decir tiene que cualquier opinión, visión o especulación acerca de la naturaleza del hombre o de lo que está ontológicamente por encima y por debajo de él, es muy bienvenida. Gracias a todos por vuestras colaboraciones, amigos.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Estimado aspirante a domador y estimados todos:

    Felicidades por esta iniciativa de evoliano nombre (supongo que sabes/sabéis que hay un libro de Julius Evola titulado “Cabalgar el tigre”)aunque evidentemente el símbolo no lo ha inventado el docto italiano, claro.

    Ardua tarea, no obstante, la de mantener vivo un artilugio electromecánico como éste. Que haya suerte.

    Entrando en materia, estoy de acuerdo con “Agustín” (¿qué tal Agus?): desde luego no es el espacio lo primordial, sino el tiempo. Ahora bien, hay que tener cuidado en no extrapolar el espacio y el tiempo, tal y como nosotros los conocemos, al conjunto de toda la manifestación universal. Dicho de otra manera: la Manifestación universal no es en absoluto espacio-temporal; tan solo lo es el estado humano (y no en su totalidad, puesto que el dominio sutil no es espacial).

    Es evidente que el día y la noche de Brahma, por tanto, no tienen un contenido cronológico, aunque se emplee ese lenguaje para expresar una verdad cosmológica. El misterio indicado por “hermanita” (¡what’s the matter, baby!) respecto a la duración de la noche de Brahma es sumamente interesante, a la par que misterioso, valga la redundancia. Desde cualquier punto de vista que se considere, no tiene sentido adjudicar una duración cualquiera a la no-manifestación (que es lo que significa la noche de B). No me parece malo el intento de explicación de “aspirante” puesto que es cierto que, desde el punto de vista del Principio Supremo, la manifestación y la no-manifestación son equivalentes. Aunque, siendo estrictos, habría que decir que el mundo manifestado es rigurosamente nulo con respecto a la Realidad Suprema. Pero bueno, puesto que nosotros hablamos siempre desde la manifestación (a menos que haya algún jivan mukta asiduo al blog) ya nos vale con la equivalencia (para no deprimirnos en demasía).

    Sólo recordar que el Principio está más allá de la manifestación y de la no-manifestación (vyaktavyakta).

    Con respecto al tema de los ciclos y los yugas, quizá habría que empezar explicando los conceptos de Manvântara y Yuga. Es una sugerencia.

    Ah, otra cosilla: no confundir Brahma con Brahmâ. Uno es el Principio Supremo y el otro no.

    Pues nada, un abrazo a tod@s.

    Comentario por Dr. Piedra — Viernes, 23 diciembre, 2005 @ 9:25 am |Responder

  2. Estimado Dr. Piedra, muchas gracias por tus consideraciones de, como siempre, inestimable interés. Por supuesto, conocía el libro de Evola, aunque no fue él quien inspiró el nombre del blog, sino más bien el propio simbolismo de la figura, como ya expliqué. Espero que pases con cierta frecuencia por aquí a desasnarnos, si hubiese caso. Abrazos.

    Comentario por Aspirante a domador — Lunes, 26 diciembre, 2005 @ 11:02 am |Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: