Cabalgando al Tigre

Martes, 4 abril, 2006

La ceremonia de la Pipa de los Ojibway

Filed under: Tradiciones Chamánicas — by Aspirante a domador @ 8:00 am

Ojibway.jpgAquí os dejo una hermosa plegaria relacionada con la Ceremonia de la Pipa de los Ojibway, aborígenes canadienses de los que, como fácilmente adivinaréis, apenas queda nada. Me ha encantado por su fuerza y sencillez, que unidas a su brevedad hacen de ella una delicia.

Oh Gran Espíritu, cuya voz oigo en los vientos
y cuyo aliento da vida a todo el mundo, ¡escúchame!

Soy pequeño y débil, necesito tu fuerza y sabiduría.
Déjame caminar en la belleza y hacer que mis ojos
contemplen para siempre el ocaso rojo y púrpura.
Haz mis manos respetuosas con las cosas que has hecho
y mis oídos agudos para escuchar tu voz.
Hazme sabio para que pueda entender las cosas que has enseñado a nuestro pueblo.
Déjame aprender las lecciones que ocultaste en cada hoja y piedra.
Busco fuerza, no para ser más fuerte que mi hermano,
sino para luchar contra mi peor enemigo: yo mismo.
Haz que siempre esté listo a acudir a ti con manos limpias y ojos rectos,
de modo que cuando la vida se desvanezca como el sol en el ocaso,
mi espíritu pueda acudir a ti sin vergüenza.

Anuncios

8 comentarios »

  1. El texto de los indios es, ciertamente, muy hermoso. Pero, al margen de su belleza y del hondo sentido de la espiritualidad que revela, se me ocurren algunas reflexiones al respecto.

    Al parecer, las lenguas de los pieles rojas eran bastante concisas y no demasiado literarias. En consecuencia, la traducción de este texto a nuestra lengua ha debido implicar, casi con certeza, una cierta poetización por parte del traductor. ¿Significa eso que el texto ha sido de alguna manera falsificado o, al menos, «arreglado»? No es eso lo que yo pretendo decir. Ahora bien, hay aquí implícitos varios problemas. El primero: ¿podemos conocer la experiencia del piel roja, inmerso como estaba en un mundo tan radicalmente distinto del nuestro? La cuestión me parece difícil tanto en su vertiente ontológica (la naturaleza de la experiencia específica del piel roja) como epistemológica (el conocimiento que podamos tener de ella).

    En todo caso, ante un texto de este tipo habría que abrir en nuestra mente un cierto espacio a la duda: ¿cómo vivía el piel roja su relación con el cosmos y con el Espíritu? Habría que admitir que, en principio, esta pregunta resulta problemática y que acaso debamos aceptar nuestra ignorancia. En alguna medida al menos (¿grande, pequeña…?) yo diría que no lo sabemos y no sé si lo podemos saber.

    Dejando aparte los positivismos reduccionistas, por un lado, y los confesionalismos estrechos, por el otro, la universalidad de la experiencia espiritual es un axioma de la mayor parte de los planteamientos que en los últimos tiempos han tratado de profundizar en el hecho religioso; yo no niego ni afirmo esa universalidad (mis conocimientos no dan para eso) pero sí digo que estos planteamientos han manifestado una tendencia a subrayar los elementos comunes de las tradiciones espirituales en detrimento de sus posibles diferencias, identificando (¿tal vez con cierta ligereza?) elementos que quizá presentan simplemente ciertas semejanzas formales o entre los que no pasa de haber ciertas homologías. Y esto podría ser cierto en similar medida, yo creo, de planteamientos tan diversos como los de Mircea Eliade, H.P. Blavatsky, Frithjof Schuon, René Guénon, Aldous Huxley o Ken Wilber, por citar algunos nombres representativos de corrientes por lo demás bien distintas. Casos como el del chamanismo nos colocan frente a diferencias substantivas, que quizá no sean fácilmente reductibles a esquemas uniformizantes.

    Tampoco deja de ser verdad, por otro lado, que la forma en que ciertos autores de la escuela tradicional aluden a las religiones sin tradición escrita, induce a pensar en una jerarquización de las experiencias espirituales ―que sería inherente a las tradiciones correspondientes― en la que los chamanismos (con razón o sin ella, no entro en eso) no saldrían muy bien parados.

    Por último, y en relación con el llamado «pensamiento tradicional» que está en la base de este blog, tampoco se puede ignorar el desdén, o cuando menos el olvido, que una parte de esta escuela de pensamiento (no toda, por supuesto; es notoria la excepción de Schuon, por ejemplo; también Nasr…) ha manifestado por las tradiciones espirituales de las culturas sin escritura: pieles rojas, religiones africanas, aborígenes australianos, etc. ¿No se puede hablar en tal sentido de un cierto prejuicio «civilizacionista» que, por lo menos, debería ser examinado y criticado, intentado vislumbrar a qué se debe y de dónde procede?

    Todo esto no son más que unas reflexiones desordenadas con la sola intención de abrir posibles vías de diálogo y hablar de algo un poco más interesante de lo que últimamente se viene hablando en este blog. Es casi innecesario decir, por lo obvio, que mis preguntas no van dirigidas a nadie en concreto.

    Cordiales saludos

    Comentario por Agustín — Jueves, 6 abril, 2006 @ 8:14 am |Responder

  2. En cuanto a la “poetización” de la traducción a la que apuntas, yo creo que es indudable; lo relevante sería saber quién hizo la traducción, es decir, qué nivel de conocimiento tenía de ambas lenguas y del significado profundo de las mismas. Y aun suponiendo que fuese óptimo, desde luego siempre existe una parte de traición en toda traducción, inevitable e insalvable, quién lo discutirá.
    Todavía más interesante me parece la reflexión en torno a la posibilidad de entender, y en qué medida, el pensamiento de un grupo humano tan alejado a nosotros en tradición, entorno y a buen seguro, en percepción del mundo. Aunque es evidente que nos une un vínculo esencial, ser humanos, tengo la impresión de que las posibilidades de acceder profundamente a su pensamiento son muy escasas, siendo moderado. Más fácil me parece encontrar paralelismos, más o menos afortunados, e incluso analogías que den la impresión superficial de una proximidad más bien falaz: mucho me temo que los prejuicios (uso el término en su acepción más amplia, sin connotaciones negativas) (de)forman la mente irreversiblemente, y eso hace de nuestra mente un compartimento más estanco de lo que nos gustaría reconocer. Hablando claro, creo que es utópico pensar que se puede entender radicalmente el pensamiento de una tradición chamánica. Siendo sencillo intuir las diferencias radicales que existen entre seres humanos más próximos culturalmente y que son insalvables, cuánto más se ensanchará el abismo con una cultura nómada, con todo lo que eso conlleva en la visión del mundo (aquí recurriría a Guénon y a su magistral explicación sobre las diferencias, en diferentes planos ontológicos, entre los pueblos nómadas y los sedentarios). Tampoco sabría cómo explicarlo mejor, pero parece existir algo que subyace a las construcciones mentales, una especie de visión del mundo intuitiva, que además se va modificando con el paso de la vida, y que yo denominaría “sabor” a falta de una expresión más específica. Este sabor no puede, a fortiori, ser compartido, pues tiene matices estrictamente individuales, pero sus diferencias se radicalizan necesariamente según se alejan los entornos y las culturas.
    Todo lo anterior no significa que no considere enriquecedora la aproximación a otras culturas, bien al contrario, pues aportan elementos que pueden iluminar nuestro caminar, pero creo que no hay que llevarse a engaño en cuanto a la profundidad en que dichas culturas pueden ser verdaderamente conocidas, al menos por el común de los hombres.

    Comentario por Aspirante a domador — Martes, 11 abril, 2006 @ 8:29 am |Responder

  3. A mi tambien me parece muy hermoso y en lo que decis sobre el grado de conocimiento que se puede tener o se tiene a cerca de una tradición tan alejada de la nuestra no puedo estar más de acuerdo y además añadiría este debate solo tiene sentido debido a la falta o a las deformidades de las tradiciónes occidentales, ya que si éstas gozaran de una buena salud ¿qué necesidad tengo de conocer otras?, sin desdeñar que el conocimiento de otras tradiciones puede ayudarte a entender aspectos concretos de tu propia tradición (aunque esto llevado hasta el extremos no se si tiene sentido).
    besos

    Comentario por Israel (simplucio) — Jueves, 20 abril, 2006 @ 8:08 pm |Responder

  4. Hola, ese texto en Español es la traducción que hice del inglés y que puse en mi página http://www.angelfire.com/me/infocanada/aborigen.html (donde se enlaza al original) a la que debería haber un link.

    Tal vez lo hubo porque llegué acá con Google.

    Me alegra que sea de interés. Saludos.

    Comentario por infocanada — Miércoles, 7 febrero, 2007 @ 5:57 am |Responder

  5. Ah ahora veo el link, gracias.
    No podía encontrarlo por el color y porque no está subrayado (soy antiguo jaja).

    Acerca del tema, son interesantes los comentarios que realizan, los voy a leer con más atención. Tal vez para responderlos habría que ir a la página original canadiense.

    Saludos!

    Comentario por infocanada — Miércoles, 7 febrero, 2007 @ 6:04 am |Responder

  6. Infocanada, aprovecho la oportunidad para agradecerte la traducción. Un saludo.

    Comentario por Aspirante a domador — Miércoles, 7 febrero, 2007 @ 9:44 am |Responder

  7. quiero un nombre para mi hija que rime con shania

    Comentario por aldo — Jueves, 29 noviembre, 2007 @ 5:56 pm |Responder

  8. Conozco muy a fondo quien fué Ojibway, y su trascendencia ya que fue un iluminado por Wanka Tanka, como tambien conozco el gran engaño sufrido de este gran pueblo al ceder sus tierras, el trato o pacto ya se cumplió y todos aquellos que engañaron destruyendo la madre tierra recibiran su justiprecio, un guerrero como Ojibway su espiritu no muere, solo se transforma en el tiempo para reaparecer en la forma que Wanka Tanka elija y tengan la certeza que ya empezaron a ser justicia.

    Comentario por Miguel Salas — Sábado, 10 enero, 2009 @ 9:49 pm |Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: