Cabalgando al Tigre

Lunes, 17 abril, 2006

Dios es amor, 1ª encíclica de Benedicto XVI

Filed under: Textos recomendados,Tradición Cristiana — by Aspirante a domador @ 9:23 am

BendictoXVI.jpgPublicada en castellano por Edibesa (Madrid, enero2006), va ya por la tercera edición, cada una de 5.000 ejemplares, en tan sólo un mes. Y eso que se puede obtener de Internet gratuitamente sin dificultad alguna. A mi modo de ver, esta encíclica tiene un interés desigual. Compuesta por una breve introducción, un estudio dividido en dos partes y un capítulo de conclusiones, es sin duda la primera parte la más interesante, siendo las demás demasiado “pastorales” para mi taimado paladar.

Entre las cosas que se dicen en esta encíclica, hay alguna que me ha parecido algo chocante. Por ejemplo, Benedicto XVI afirma que, entre los variados significados de la palabra amor “destaca, como arquetipo por excelencia, el amor entre el hombre y la mujer, en el cual intervienen inseparablemente el cuerpo y el alma, y en el que se le abre al ser humano una promesa de felicidad que parece irresistible, en comparación del cual palidecen, a primera vista, todos los demás tipos de amor.” (pág. 7, 2b). Sin tener en principio nada en contra de lo dicho, es curioso que no se mencione, como arquetipo de amor puro, el vínculo materno/paterno-filial, que además simboliza para el cristianismo la relación entre el Creador y sus criaturas. También parece usar indistintamente las palabras “alma” y “espíritu” (pág. 11, 5b y pág. 12, 5c). Por otro lado, las disquisiciones que hace entre eros y agapé (pág. 8-18) son muy interesantes y, desde mi punto de vista, lo mejor de la encíclica.

 Como curiosidad, no olvidéis echar un vistazo a la pág. 57, 31b, en la que se anatemiza el marxismo: bien conocida es la poca simpatía que este Papa tiene a la Teología de la Liberación.

Anuncios

Martes, 4 abril, 2006

La ceremonia de la Pipa de los Ojibway

Filed under: Tradiciones Chamánicas — by Aspirante a domador @ 8:00 am

Ojibway.jpgAquí os dejo una hermosa plegaria relacionada con la Ceremonia de la Pipa de los Ojibway, aborígenes canadienses de los que, como fácilmente adivinaréis, apenas queda nada. Me ha encantado por su fuerza y sencillez, que unidas a su brevedad hacen de ella una delicia.

Oh Gran Espíritu, cuya voz oigo en los vientos
y cuyo aliento da vida a todo el mundo, ¡escúchame!

Soy pequeño y débil, necesito tu fuerza y sabiduría.
Déjame caminar en la belleza y hacer que mis ojos
contemplen para siempre el ocaso rojo y púrpura.
Haz mis manos respetuosas con las cosas que has hecho
y mis oídos agudos para escuchar tu voz.
Hazme sabio para que pueda entender las cosas que has enseñado a nuestro pueblo.
Déjame aprender las lecciones que ocultaste en cada hoja y piedra.
Busco fuerza, no para ser más fuerte que mi hermano,
sino para luchar contra mi peor enemigo: yo mismo.
Haz que siempre esté listo a acudir a ti con manos limpias y ojos rectos,
de modo que cuando la vida se desvanezca como el sol en el ocaso,
mi espíritu pueda acudir a ti sin vergüenza.

« Página anterior

Blog de WordPress.com.