Cabalgando al Tigre

Lunes, 11 septiembre, 2006

Sobre el mundus imaginalis

Filed under: Tradición Islámica — by Aspirante a domador @ 12:37 pm

imagen38.jpg

Para aquellos que os interesa el mundo intermedio, mundo sutil, mundus imaginalis o mundo del alma, por citar algunos de los nombres con los que se denomina a la dimensión que enlaza lo inteligible y lo sensible, os dejo unos párrafos muy interesantes de dos teósofos (tomad el término en su sentido etimológico) chiítas que, espero, servirán para proporcionar una visión general, y quizás sorprendente, de esta región de la Creación.

El primer párrafo, de Muhsin Fayd Kāšānī, explica sintética y claramente el por qué del mundus imaginalis, así como cuáles son sus características definitorias. Los siguientes párrafos, pertenecientes a uno de los teósofos más importantes no sólo del Islam sino de la historia de la espiritualidad, Ibn Arabī, describen con más detalle qué se puede encontrar en ese mundo imaginal, que nada tiene que ver por cierto con el mundo de la fantasía.

Quizás convenga insistir en esto para aquellos que no estéis familiarizados con la terminología utilizada, así que permitidme alguna aclaración; eso sí, os ruego que lo que digo lo pongáis entre comillas, ya que yo no soy un conocedor fiable del Islam duodecimano (ni de nada) y aquí me toca un (muy modesto, eso sí) ejercicio de exégesis. Por favor, si meto algún remo, decídmelo.

Para estos autores la imaginación activa es un órgano de conocimiento del mundo imaginal. Por tanto, no no utilizan el término de “imaginación” como sinónimo de “fantasía” o “ficción” (aunque hay relaciones entre ambas que no osaré tratar de bosquejar), sino justo lo contrario: aquí hablamos del “ojo del alma”, capaz de percibir un grado de realidad (el mundus imaginalis) que es incluso mayor que el del mundo sensible, al estar aquél menos determinado que éste.

Los textos están sacados de Cuerpo espiritual y Tierra celeste, de Henry Corbin. Ed. Siruela, 1996.

 

 

Extraído de la obra de Muhsin Fayd Kāšānī (muerto en 1091/1680) Kalimāt maknūna (Palabras mantenidas en secreto), capítulo XX-XI, Bombay/Teherán (la obra está escrita en árabe y en persa):

Porque el poder de gobernar los cuerpos se ha confiado a los Espíritus y porque a causa de lo heterogéneo de su esencia es imposible establecer una conexión directa entre los cuerpos y los espíritus, Dios creó el mundo de las Formas imaginales a modo de intermedio (barzaj) que actúa como nexo entre el mundo de los cuerpos y el mundo de los Espíritus. A partir de ese momento queda garantizada la conexión y la articulación de cada uno de estos mundos entre sí.[…]. Este mundo de las Formas imaginales es un universo espiritual. Por una parte se equipara con la sustancia material porque puede ser objeto de percepción [N. del Aspirante: No se refiere aquí a la percepción sensible, obviamente], está dotado de dimensión y puede manifestarse en el tiempo y en el espacio. Por otra parte, se puede equiparar con la pura sustancia inteligible porque está constituido por pura luz y es independiente del espacio y del tiempo. No es pues ni un cuerpo material compuesto ni una pura sustancia inteligible totalmente separada de la materia. Hay que decir más bien que es un universo que ofrece una dualidad de dimensiones, a través de cada una de las cuales se simboliza con el universo al que corresponde. […]. [Es un mundo en el que] los espíritus toman cuerpo y los cuerpos se espiritualizan.”

 

Extraído de la obra de Ibn Arabī (muerto en 638/1240) Kitāb al-Futūhāt al- makkiyya (Las iluminaciones de la Meca), vol. I, capítulo VIII, Ed. de El Cairo):

Y en esta Tierra hay jardines, paraísos, animales, minerales, cuyo número sólo Dios puede conocer. Ahora bien, todo lo que se encuentra en esta Tierra, absolutamente todo, está vivo y habla, tiene una vida similar a la de cualquier ser vivo, dotado de pensamiento y de palabra. Dotados de vida y de palabra, esos seres ofrecen un paralelismo con los que se encuentran aquí abajo, con la diferencia de que en esa Tierra celeste las cosas son permanentes, imperecederas, inmutables; su universo no muere. Esto es así porque esa Tierra no acoge a ninguno de nuestros cuerpos físicos hechos de arcilla humana perecedera; tiene como exigencia peculiar el no admitir más que cuerpos cuya cualidad debe ser homogénea con su propio universo o con el mundo de los Espíritus. Los místicos penetran en ella con su Espíritu, y no con su cuerpo material. Abandonan su habitáculo de carne sobre nuestra Tierra terrenal y se inmaterializan.”

Sobre esta Tierra existen formas y figuras de una raza maravillosa, de un carácter extraordinario. Velan en las entradas de las avenidas que dominan este mundo en el que estamos, Cielo y Tierra, paraíso e infierno. Cuando uno de nosotros busca el camino de acceso a esa Tierra, la de los Iniciados, de la categoría que sea, hombres o genios, Ángeles o habitantes del paraíso, la primera condición que tiene que cumplir es la práctica de la gnosis mística y el abandono fuera del cuerpo material. Entonces encuentra estas Formas que se alzan y velan en las entradas de las avenidas, donde Dios las colocó especialmente para este fin. Una de ellas se dirige al recién llegado, lo cubre con un vestido adecuado a su rango espiritual, lo coge de la mano, pasea con él por esta Tierra y la disfrutan según sus deseos. Se dedica a reflexionar sobre las obras maestras divinas, no pasa cerca de ninguna piedra, de ningún árbol, de ningún pueblo, de cualquier cosa, sin hablarle, si lo desea, igual que un hombre charla con un compañero. Hablan idiomas distintos, desde luego, pero esta Tierra posee como don propio el conferir a cualquiera que entre en ella la capacidad de comprender cualquier lengua. Cuando ha alcanzado su objetivo y piensa en volver a su morada, su compañera camina con él para acompañarle hasta el mismo lugar por el que había entrado. Allí se despide de él, le despoja del vestido con el que le había cubierto y se aleja de él. Entonces éste ha recibido ya un caudal de conocimiento y de indicios, y su conocimiento de Dios ha aumentado con algo de lo que todavía no se había dado cuenta el visionario. No creo que la comprensión pueda penetrar jamás con una profundidad y una rapidez comparables a la que se produce en esta Tierra. También entre nosotros, en nuestro propio mundo y en nuestra existencia presente, algunas manifestaciones corroboran nuestra afirmación.”

Así pues, todo lo que la razón, basada en pruebas, considera imposible entre nosotros, hemos comprobado que en esa Tierra no sólo no es imposible, sino algo posible que de hecho se cumple. “Pues Dios tiene poder sobre todas las cosas” (3:25 y passim). Sabemos que nuestras mentes son limitadas, pero que Dios tiene poder sobre la coincidentia oppositorum: poder para hacer existir un cuerpo en dos lugares distintos, poder para hacer que permanezca el accidente independientemente de su sustancia y transferirlo de una sustancia a otra, poder para hacer que subsista el sentido espiritual a través tan sólo del sentido espiritual (sin soporte exotérico). Todo acontecimiento, todo prodigio y signo que nos llega a nosotros y cuya apariencia real la mente racional se niega a admitir, lo vemos perfectamente realizado como apariencia real en esa Tierra. Todo cuerpo que adopta lo espiritual, ángel o genio, toda forma o figura en la que el hombre se contempla a sí mismo en sueños, todo eso son cuerpos sutiles que perteneces a esa otra Tierra. Cada uno de estos cuerpos ocupa el lugar que le corresponde, con prolongaciones sutiles y tenues que se extiendes por todo el universo. A cada una de estas “sutilezas” la corresponde un personaje de confianza. Cuando éste ve con sus propios ojos a una entidad espiritual determinada entre todas las entidades espirituales, es porque tiene una aptitud especial para una u otra forma específica, la que adopta precisamente ese Espíritu, del mismo modo que el ángel Gabriel adoptó con el Profeta la forma del hermoso adolescente Dahya al-Kalbī. La causa radica en que Dios ha situado esta Tierra en el barzaj, el intermundo, y ha fijado un emplazamiento para estos cuerpos sutiles que adoptan los seres espirituales puros, y hacia los que se transfieren nuestras almas durante el sueño y después de la muerte. Por esta razón nosotros mismos somos una parte de su universo.”

Anuncios

3 comentarios »

  1. Son dos textos muy interesantes con los que debo familiarizarme en muchos sentidos (lenguaje, conceptos, manera de enfrentarse a la divinidad, perspectiva, personajes de las visiones, etc. No se muy bien que decir de ellos, necesito tiempo, aunque apunta ideas muy interesantes y hay algo, en estas ideas, que me llaman poderosamente la atención, la intensificación frente a la disolución, es una de ellas.
    No es mucho pero es lo que hay, ahora estoy leyendo “el hombre de luz en el sufismo iranio” de Henry Corbin y tengo las neuronas exprimidas, todavía voy por la primera lectura, me lo leeré por lo menos dos veces, pero prometo multitud de preguntas que descargare en este blog y más chicha en los mensajes.
    Besos a todos
    Israel
    PD: la foto de este “hilo” mucho más bonita, diría casi me gusta.

    Comentario por Israel — Lunes, 11 septiembre, 2006 @ 7:23 pm |Responder

  2. Todas las fotos tienen su por qué y no están elegidas de cualquier manera, incluidas las de “animalitos”; ésta que “casi” te gusta, es el reflejo sobre un estanque (uno de los lugares epifánicos del mundus imaginalis en el mundo sensible) de un árbol en que las hojas que le adornan están en realidad en el estanque, y no en sus ramas. Sigue tú tirando del hilo.
    Otra cosa es que las fotos te gusten o no pero, en todo caso, cuidado con el tema, que ya me obligaste a colgar una tuya y aviso: tengo más, je, je…

    Comentario por Aspirante a domador — Martes, 12 septiembre, 2006 @ 12:48 pm |Responder

  3. En estos momentos estoy leyendo Cuerpo espiritual y Tierra celeste. De las alusiones al Mundus imaginalis me parece especialmente descriptiva la que hace el propio Corbin en un comentario que dice:
    “tal vez el medio más directo de situar este universo consista en constatar el vacío que deja su ausencia.”

    Muy interesante tu blog.
    Saludos.

    Comentario por Pola — Sábado, 30 junio, 2007 @ 4:56 pm |Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: