Cabalgando al Tigre

Lunes, 2 abril, 2007

Contra el progreso y otras ilusiones (y IV): Evolucionismo, Darwinismo y progresismo

Filed under: Textos recomendados — by Aspirante a domador @ 12:26 pm

darwin.jpgEn esta última entrega de Contra el progreso… no voy a hacer un comentario introductorio, sino una crítica que desarrollaré al final del texto, con el que estoy en franco desacuerdo.

 

——————————

“[Resulta] sorprendente […] cómo ha sido utilizado el darwinismo para fortalecer la fe en el progreso. No hay nada en la teoría de Darwin que indique que los resultados de la selección natural sean buenos o malos. En ella se describe simplemente el funcionamiento de un mecanismo biológico. Así pues, por lo que al darwinismo respecta, el mundo no tiene ninguna tendencia intrínseca a mejorar. La selección natural de mutaciones genéticas puede conducir a formas de vida más complejas, pero, de la misma manera, puede también erradicarlas. Una visión tan austera como ésa no puede ser popular. Las esperanzas legadas por el cris­tianismo son demasiado profundas y están demasiado extendidas en la cultura como para que se pueda aceptar sin más esa imagen de cambio carente de sentido. De ahí que se le haya dado la vuelta a la teoría de Darwin y haya sido utilizada para reafirmar las nocio­nes de progreso dominantes.

Los ejemplos más familiares de ello son las diversas variantes del darwinismo social. A finales del siglo XIX, varias versiones erró­neas de la teoría de la evolución fueron utilizadas para respaldar el capitalismo de laissez-faire y el imperialismo europeo. A finales del siglo XX, en la derecha estadounidense se volvió a dar vida a una forma particular de darwinismo social con el que se pretendía ofre­cer una explicación espuria en relación con las marcadas desigual­dades raciales de aquella nación. Tanto el uno como el otro son ca­sos de una burda utilización de la ciencia con propósitos políticos en la que tan pésima es la ciencia así creada como los fines perse­guidos con ella. Más interesantes resultan, sin embargo, los inten­tos recientes de recurrir al darwinismo para conferir una base cien­tífica a la idea del progreso humano.

La teoría de los memes de Richard Dawkins es una explicación neodarwiniana de la difusión de ideas. Como Dawkins deja claro en su libro El gen egoísta (1976 [fecha de publicación original]), dentro de la categoría de los memes se incluyen tanto las canciones y las frases hechas, como la forma de hacer vasijas o de construir ar­cos, o las ideas políticas y las teorías científicas. La teoría de Daw­kins afirma que, del mismo modo que los genes se propagan mo­viéndose de un cuerpo a otro a través de los espermatozoides o de los óvulos, los memes también se expanden moviéndose de un ce­rebro a otro. Lo cierto es que no está muy claro si estamos realmente ante una teoría o ante una analogía bastante torpe, y es que, aunque el autor menciona sin excesivo rigor que la propagación de los memes se produce mediante un proceso de imitación, nunca especifica un mecanismo definido para la transmisión de las ideas. Tampoco es de extrañar, puesto que ese mecanismo no existe. Hace mucho que se sabe que las ideas pueden difundirse por una especie de contagio, pero en la historia de las ideas no hay nada que se asemeje siquiera a la selección natural de las mutaciones ge­néticas en biología. Las persecuciones y las guerras, el poder de la riqueza y la capacidad de los gobiernos para influir en la elabora­ción de la información son sólo algunos de los factores que expli­can por qué se difunden algunas ideas y otras no. Puede que la imi­tación desempeñe algún papel en todo este complicado proceso, pero difícilmente puede explicarlo.

[…]. Pero ¿qué exige mayor fe: aceptar que la humanidad ha bebido del árbol del conocimiento y debe arrostrar las consecuencias, o creer que la ciencia puede liberar a la humanidad de sí misma?” (Págs. 78-81)

——————————

evolucion.jpgEs curioso que a Gray, en su discurso bien hilado y más o menos monolítico en contra de la idea de progreso, se le escape algo esencial para el mantenimiento de esta enorme ilusión: el evolucionismo (y en particular el Darwinismo), que interpreta como independiente de la mentalidad progresista cuando, desde mi punto de vista, constituye uno de sus puntales básicos.

Dice, por ejemplo, que “no hay nada en la teoría de Darwin que indique que los resultados de la selección natural sean buenos o malos. En ella se describe simplemente el funcionamiento de un mecanismo biológico. Así pues, por lo que al darwinismo respecta, el mundo no tiene ninguna tendencia intrínseca a mejorar”. Primero, para valorar una teoría, y más aún si ésta es más filosófica que científica (en el sentido de comprobable empíricamente), no se puede separar a su autor de sus circunstancias: Darwin fue, en su juventud, un meapilas de marca mayor que incluso estuvo a punto de hacerse ministro de la iglesia anglicana, lo cual ya da una pista importante de cuál era su aproximación al problema de la evolución: los mecanismos que describió con innegable ingenio, para él no representaban más que los mimbres con los que Dios hacía el cesto de la Creación.

Por tanto, en la teoría de Darwin sí está implícito que los resultados son “buenos”, y sí pone de manifiesto la tendencia a la “mejora”: de la evolución (= progreso) de un organismo unicelular se llega a los mamíferos: el aumento en complejidad fisiológica y estructural es indiscutible, y de ello se deduce, y más en la mentalidad de un cristiano como Darwin, que hay una dirección, una finalidad de la evolución, que está por supuesto al servicio de Dios.

En consecuencia, para Darwin, repito, la evolución sería la herramienta que Dios usa para crear seres sobre la Tierra. Por tanto, su diferencia con los creacionistas era tan sólo de “método”, mientras que entre los Neodarwinistas y los creacionistas hoy en día las diferencias son de calado ontológico.

Resumiendo a partir de la primera frase de la cita “[Resulta] sorprendente […] cómo ha sido utilizado el darwinismo para fortalecer la fe en el progreso”: No sólo no sorprende, sino que el Darwinismo es el perfecto complemento de la mentalidad progresista, pues, para él, la creación progresa gracias a la evolución. Creo que sería interesante que Gray revisase su aproximación a este tema que, además, redunda en la tesis general de su obra, que considera la idea de progreso como el producto de una época, como un prejuicio más, sin otro valor que el de ser el predominante en la mentalidad moderna, cosa que sí comparto sin ambages.

En lo que respecta a su crítica a la teoría de la transmisión de los memes de Dawkins, tan cara a ciertas mentalidades extremo-mecanicistas (si me permitís la redundancia de este neologismo), estoy básicamente de acuerdo, así como con la última frase de la cita, que me parece muy aguda.

Anuncios

6 comentarios »

  1. […] del evolucionismo, así que no hay de qué extrañarse. Ya volveré sobre esto en un próximo post. No me resisto a citar en último lugar un breve párrafo que pone en su lugar a uno de los ídolos […]

    Pingback por Contra el progreso y otras ilusiones (I): «La fe en el progreso es el Prozac de las clases pensantes» « Cabalgando al Tigre — Lunes, 2 abril, 2007 @ 12:28 pm |Responder

  2. “Darwin fue, en su juventud, un meapilas de marca mayor que incluso estuvo a punto de hacerse ministro de la iglesia anglicana, lo cual ya da una pista importante de cuál era su aproximación al problema de la evolución: los mecanismos que describió con innegable ingenio, para él no representaban más que los mimbres con los que Dios hacía el cesto de la Creación.”

    A ver si resulta que una de las vacas sagradas del agnosticismo cientificista (cuando no del ateísmo filosófico) seguía creyendo en Dios de forma vergonzante…Me parece algo excesivo.
    Habria que seguir investigando en esa línea, pues ese énfasis en el poder omnipotente de la selección natural es más que sospechoso…

    Comentario por BUKOWSKI IN LOVE — Lunes, 2 abril, 2007 @ 6:51 pm |Responder

  3. Lo cierto es que se dice que según fueron pasando los años, se conviertió en un cripto-agnóstico, pero que nunca lo confesó abiertamente, pues las mentes bienpensantes de la época lo hubieran considerado poco respetable, y Darwin estaba muy preocupado con su imagen social. Voy a preparar un post para la semana que viene sobre Darwin y el darwinismo. Un saludo.

    Comentario por Aspirante a domador — Martes, 3 abril, 2007 @ 9:28 am |Responder

  4. Habría que añadir, como contraparte, la teoría del origen de las especies según la Tradición, en este caso particular, el trabajo de Titus Burckhardt y del mismo Evola. Por otro lado ya es evidente que el apoyo “tras bambalinas” de la “teoría” evolucionista (incompleta como estaba y sacada a la luz un tanto precipitadamente por razones de oportunidad en el tiempo en que fue concebida), como de otras sugestiones modernas, no es casual y estaba actuando en concordancia con la tendencia general a la “materialización” de la humanidad occidental en general y su embrutecimiento. Ahora diríamos irónicamente que la siguiente fase es la “chimpanización” de la humanidad, tal como están las cosas. Baste observar también, que con la sóla y reciente teoría genética se rompieron muchos pseudoparadigmas evolucionistas, pero esto último es sólo una minima diferencia entre posiciones dentro de la misma ciencia moderna, que hoy es preciso adjetivar.

    Comentario por Alejandro Ochoa — Domingo, 8 abril, 2007 @ 4:28 pm |Responder

  5. […] prometí en el comentario 3 del anterior post, os dejo a continuación un texto que me ha parecido muy interesante. Corresponde al capítulo 12 […]

    Pingback por Evolucionismo (I): Los animales que miraron fijamente a Darwin « Cabalgando al Tigre — Lunes, 9 abril, 2007 @ 8:00 am |Responder

  6. Bueno, qué decir, directamente no creo en el evolucionismo.

    http://www.conoze.com/doc.php?doc=492

    Comentario por jab — Martes, 16 octubre, 2007 @ 10:19 pm |Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: