Cabalgando al Tigre

Martes, 28 agosto, 2007

1984 (y II): Sobre el poder

Filed under: Textos recomendados — by Aspirante a domador @ 9:16 am

watching.jpg

La información es poder, qué duda cabe. Hacer un buen perfil de un sujeto supone estar al tanto de sus fortalezas, de sus debilidades, de sus tendencias, de sus aficiones, de sus deseos y de sus aspiraciones. Por tanto, la facilidad para manipular a alguien crece proporcionalmente al grado de información que del mismo se tiene. Nunca tanto como hoy día las posibilidades de reunir información sobre cada uno de nosotros (incluso de los aspectos más ocultos) han sido tan amplias: no se me tachará de paranoico si digo sin ambages que, de un modo indirecto (en el mejor de los casos), somos constantemente vigilados. ¿Evidencias de lo que digo? Mencionaré sólo tres que, por sí solas, cubren sobradamente el espectro público y privado de la vida de casi cualquier ciudadano occidental.

1. Mediante nuestro móvil se puede saber conocer dónde estamos (incluso el simple usuario tiene acceso a un aspecto restringido de esta posibilidad: Telefónica ofrece un servicio llamado Localízame que te indica dónde está un móvil en tiempo real mediante un SMS).

2. Existe un registro en el que se refleja todo lo que nos interesa, nos preocupa o nos divierte. Incluso no sería difícil inferir por él qué enfermedades tenemos, nuestra orientación sexual o nuestras creencias más profundas: Google, con la excusa de ofrecerte publicidad lo más relevante posible, guarda todas las búsquedas que realizas a través de su servicio, con lo que te conoce (mucho) mejor que tu madre.

3. Sin grandes alardes técnicos (no digamos ya si se dispone de ellos), se pueden intervenir las telecomunicaciones de un sujeto, que incluyen tanto los aspectos profesionales como los personales: móviles, emails, SMSs, etc..

Y por si todo lo anterior fuera poco, vía Enrique Dans me entero de que ahora Microsoft que quiere formalizar la patente de una auténtica “telepantalla” del Partido, al más puro estilo orwelliano: “Pretende, mediante el uso de sensores biométricos, cámaras y otras herramientas, ser capaz de determinar si estás realmente sentado delante de la televisión ejerciendo de couch potato, o si lo está cualquier otra persona identificable dentro del domicilio, con el fin de poder servirles anuncios orientados a cada caso.” Con la excusa de la publicidad relevante y la posibilidad de ofrecernos gracias a ella un montón de servicios gratuitos, el Gran Hermano te vigila. Lo malo es que lo que no pagamos con dinero lo pagamos con nuestra intimidad. No andamos lejos del mundo de Orwell, parece.

Vamos ahora con el fragmento de 1984 que da pie a este post, y que nos muestra la posición del Partido con respecto al poder. Os pongo en antecedentes: Winston está detenido en el Ministerio del Amor y siendo sometido a tortura por O’Brien, un alto cargo del Partido. La finalidad del proceso es convertirle en un verdadero ciudadano, amante sin reservas del Partido y del Gran Hermano. Habla O’Brien:

—————————————–

You understand well enough how the Party maintains itself in power. Now tell me why we cling to power. What is our motive? Why should we want power? Go on, speak,’ he added as Winston remained silent.

[…]

Now I will tell you the answer to my question. It is this. The Party seeks power entirely for its own sake. We are not interested in the good of others; we are interested solely in power. Not wealth or luxury or long life or happiness: only power, pure power. What pure power means you will understand presently. We are different from all the oligarchies of the past, in that we know what we are doing.

All the others, even those who resembled ourselves, were cowards and hypocrites. The German Nazis and the Russian Communists came very close to us in their methods, but they never had the courage to recognise their own motives. They pretended, perhaps they even believed, that they had seized power unwillingly and for a limited time, and that just round the corner there lay a paradise where human beings would be free and equal. We are not like that. We know that no one ever seizes power with the intention of relinquishing it. Power is not a means, it is an end. One does not establish a dictatorship in order to safeguard a revolution; one makes the revolution in order to establish the dictatorship. The object of persecution is persecution. The object of torture is torture. The object of power is power. Now do you begin to understand me?

Winston was struck, as he had been struck before, by the tiredness of O’Brien’s face. It was strong and fleshy and brutal, it was full of intelligence and a sort of controlled passion before which he felt himself helpless; but it was tired. There were pouches under the eyes, the skin sagged from the cheekbones. O’Brien leaned over him, deliber­ately bringing the worn face nearer.

‘You are thinking,’ he said, ‘that my face is old and tired. You are thinking that I talk of power, and yet I am not even able to prevent the decay of my own body. Can you not understand, Winston, that the individual is only a cell? The weariness of the cell is the vigour of the organism. Do you die when you cut your fingernails?

He turned away from the bed and began strolling up and down again, one hand in his pocket.

‘We are the priests of power,’ he said. ‘God is power. But at present power is only a word so far as you are concerned. It is time for you to gather some idea of what power means. The first thing you must realise is that power is collective. The individual only has power in so far as he ceases to be an individual. You know the Party slogan: “Freedom is Slavery.” Has it ever occurred to you that it is reversible? Slavery is freedom. Alone-free-the human being is always defeated. It must be so, because every human being is doomed to die, which is the greatest of all failures. But if he can make complete, utter submission, if he can escape from his identity, if he can merge himself in the Party so that he is the Party, then he is all-powerful and immortal. The second thing for you to realise is that power is power over human beings. Over the body-but, above all, over the mind. Power over matter-external reality, as you would call it-is not important. Already our control over matter is absolute.

For a moment Winston ignored the dial. He made a violent effort to raise himself into a sitting position, and merely succeeded in wrenching his body painfully.

‘But how can you control matter?’ he burst out. ‘You don’t even control the climate or the law of gravity. And there are disease, pain, death——’

O’Brien silenced him by a movement of the hand. ‘We control matter because we control the mind. Reality is inside the skull. You will learn by degrees, Winston. There is nothing that we could not do. Invisibility, levitation— anything. I could float off this floor like a soap bubble if I wished to. I do not wish to, because the Party does not wish it. You must get rid of those nineteenth-century ideas about the laws of Nature. We make the laws of Nature.’

‘But you do not! You are not even masters of this planet. What about Eurasia and Eastasia? You have not conquered them yet.

‘Unimportant. We shall conquer them when it suits us. And if we did not, what difference would it make? We can shut them out of existence. Oceania is the world.

‘But the world itself is only a speck of dust. And man is tiny-helpless! How long has he been in existence? For millions of years the earth was uninhabited.’

‘Nonsense. The earth is as old as we are, no older. How could it be older? Nothing exists except through human consciousness.’

‘But the rocks are full of the bones of extinct animals-mammoths and mastodons and enormous reptiles which lived here long before man was ever heard of.’

‘Have you ever seen those bones, Winston? Of course not. Nineteenth-century biologists invented them. Before man there was nothing. After man, if he could come to an end, there would be nothing. Outside man there is nothing.’

‘But the whole universe is outside us. Look at the stars! Some of them are a million light-years away. They are out of our reach for ever.’

‘What are the stars?’ said O’Brien indifferently. ‘They are bits of fire a few kilometres away. We could reach them if we wanted to. Or we could blot them out. The earth is the centre of the universe. The sun and the stars go round it.

Winston made another convulsive movement. This time he did not say anything. O’Brien continued as though answering a spoken objection:

‘For certain purposes, of course, that is not true. When we navigate the ocean, or when we predict an eclipse, we often find it convenient to assume that the earth goes round the sun and that the stars are millions upon millions of kilometres away. But what of it? Do you suppose it is beyond us to produce a dual system of astronomy? The stars can be near or distant, according as we need them. Do you suppose our mathematicians are unequal to that? Have you forgotten doublethink?

Winston shrank back upon the bed. Whatever he said, the swift answer crushed him like a bludgeon. And yet he knew, he knew, that he was in the right. The belief that nothing exists outside your own mind-surely there must be some way of demonstrating that it was false? Had it not been exposed long ago as a fallacy? There was even a name for it, which he had forgotten. A faint smile twitched the corners of O’Brien’s mouth as he looked down at him.

‘I told you, Winston,’ he said, ‘that metaphysics is not your strong point. The word you are trying to think of is solipsism. But you are mistaken. This is not solipsism. Collective solipsism, if you like. But that is a different thing: in fact, the opposite thing. All this is a digression,’ he added in a different tone. ‘The real power, the power we have to fight for night and day, is not power over things, but over men.’ He paused, and for a moment assumed again his air of a schoolmaster questioning a promising pupil: ‘How does one man assert his power over another, Winston?’

Winston thought. ‘By making him suffer,’ he said.

‘Exactly. By making him suffer. Obedience is not enough. Unless he is suffering, how can you be sure that he is obeying your will and not his own? Power is in inflicting pain and humiliation. Power is in tearing human minds to pieces and putting them together again in new shapes of your own choosing. Do you begin to see, then, what kind of world we are creating? It is the exact opposite of the stupid hedonistic Utopias that the old reformers imagined. A world of fear and treachery and torment, a world of trampling and being trampled upon, a world which will grow not less but more merciless as it refines itself. Progress in our world will be progress towards more pain. The old civilisations claimed that they were founded on love or justice. Ours is founded upon hatred. In our world there will be no emotions except fear, rage, triumph and self-abasement. Everything else we shall destroy—everything. Already we are breaking down the habits of thought which have survived from before the Revolution. We have cut the links between child and parent, and between man and man, and between man and woman. No one dares trust a wife or a child or a friend any longer. But in the future there will be no wives and no friends. Children will be taken from their mothers at birth, as one takes eggs from a hen. The sex instinct will be eradicated. Procreation will be an annual formality like the renewal of a ration card. We shall abolish the orgasm. Our neurologists are at work upon it now. There will be no loyalty, except loyalty towards the Party. There will be no love, except the love of Big Brother. There will be no laughter, except the laugh of triumph over a defeated enemy. There will be no art, no literature, no science. When we are omnipotent we shall have no more need of science. There will be no distinction between beauty and ugliness. There will be no curiosity, no enjoyment of the process of life. All competing pleasures will be destroyed. But always-do not forget this, Winston —always there will be the intoxication of power, con­stantly increasing and constantly growing subtler. Always, at every moment, there will be the thrill of victory, the sensation of trampling on an enemy who is helpless. If you want a picture of the future, imagine a boot stamping on a human face—for ever.’

He paused as though he expected Winston to speak. Winston had tried to shrink back into the surface of the bed again. He could not say anything. His heart seemed to be frozen. O’Brien went on:

‘And remember that it is for ever. The face will always be there to be stamped upon. The heretic, the enemy of society, will always be there, so that he can be defeated and humiliated over again. Everything that you have under­gone since you have been in our hands-all that will continue, and worse. The espionage, the betrayals, the arrests, the tortures, the executions, the disappearances will never cease. It will be a world of terror as much as a world of triumph. The more the Party is powerful, the less it will be tolerant: the weaker the opposition, the tighter the despotism. Goldstein and his heresies will live for ever. Every day, at every moment, they will be defeated, dis­credited, ridiculed, spat upon-and yet they will always survive. This drama that I have played out with you during seven years will be played out over and over again, genera­tion after generation, always in subtler forms. Always we shall have the heretic here at our mercy, screaming with pain, broken up, contemptible-and in the end utterly penitent, saved from himself, crawling to our feet of his own accord. That is the world that we are preparing, Winston. A world of victory after victory, triumph after triumph after triumph: an endless pressing, pressing, pres­sing upon the nerve of power. You are beginning, I can see, to realise what that world will be like. But in the end you will do more than understand it. You will accept it, welcome it, become part of it.’ (Págs. 274-281)

Ahora la traducción inmunda por la que, aunque ya me excusé en el anterior post, permitidme que lo haga de nuevo.

 Entiendes perfectamente cómo se mantiene en el poder el Partido. Ahora dime, ¿por qué nos aferramos al poder? ¿Cuál es nuestro motivo? ¿Por qué deseamos el poder? Habla —añadió al ver que Winston no le respondía.

—Ahora te diré la respuesta a mi pregunta. Se trata de esto: el Partido quiere tener el poder por amor al poder mis­mo. No nos interesa el bienestar de los demás; sólo nos inte­resa el poder. No la riqueza ni el lujo, ni la longevidad ni la felicidad; sólo el poder, el poder puro. Ahora comprenderás lo que significa el poder puro. Somos diferentes de todas las oligarquías del pasado porque sabemos lo que estamos haciendo. Todos los demás, incluso los que se parecían a nosotros, eran cobardes o hipócritas. Los nazis alemanes y los comunistas rusos se acercaban mucho a nosotros por sus métodos, pero nunca tuvieron el valor de reconocer sus pro­pios motivos. Pretendían, y quizá lo creían sinceramente, que se habían apoderado de los mandos contra su voluntad y para un tiempo limitado y que a la vuelta de la esquina, como quien dice, había un paraíso donde todos los seres hu­manos serían libres e iguales. Nosotros no somos así. Sabe­mos que nadie se apodera del mando con la intención de dejarlo. El poder no es un medio, sino un fin en sí mismo. No se establece una dictadura para salvaguardar una revolu­ción; se hace la revolución para establecer una dictadura. El objeto de la persecución no es más que la persecución mis­ma. La tortura sólo tiene como finalidad la misma tortura. Y el objeto del poder no es más que el poder. ¿Empiezas a en­tenderme?

A Winston le asombraba el cansancio del rostro de O’Brien. Era fuerte, carnoso y brutal, lleno de inteligencia y de una especie de pasión controlada ante la cual sentíase uno desarmado; pero, desde luego, estaba cansado. Tenía bolsones bajo los ojos y la piel floja en las mejillas. O’Brien se inclinó sobre él para acercarle más la cara, para que pu­diera verla mejor.

—Estás pensando —le dijo— que tengo la cara avejen­tada y cansada. Piensas que estoy hablando del poder y que ni siquiera puedo evitar la decrepitud de mi propio cuerpo. ¿No comprendes, Winston, que el individuo es sólo una cé­lula? El cansancio de la célula supone el vigor del organis­mo. ¿Acaso te mueres al cortarte las uñas?

Se apartó del lecho y empezó a pasear con una mano en el bolsillo.

—Somos los sacerdotes del poder —dijo—. El poder es Dios. Pero ahora el poder es sólo una palabra en lo que a ti respecta. Y ya es hora de que tengas una idea de lo que el poder significa. Primero debes darte cuenta de que el poder es colectivo. El individuo sólo detenta poder en tanto deja de ser un individuo. Ya conoces la consigna del Partido: «La libertad es la esclavitud». ¿Se te ha ocurrido pensar que esta frase es reversible? Sí, la esclavitud es la libertad. El ser hu­mano es derrotado siempre que está solo, siempre que es li­bre. Ha de ser así porque todo ser humano está condenado a morir irremisiblemente y la muerte es el mayor de todos los fracasos; pero si el hombre logra someterse plenamente, si puede escapar de su propia identidad, si es capaz de fundirse con el Partido de modo que él es el Partido, entonces será todopoderoso e inmortal. Lo segundo de que tienes que dar­te cuenta es que el poder es poder sobre seres humanos. So­bre el cuerpo, pero especialmente sobre el espíritu. El poder sobre la materia…, la realidad externa, como tú la llama­rías…, carece de importancia. Nuestro control sobre la materia es, desde luego, absoluto.

Durante unos momentos olvidó Winston la palanca. Hizo un violento esfuerzo para incorporarse y sólo consiguió causarse dolor.

—Pero, ¿cómo vais a controlar la materia? —exclamó sin poderse contener—. Ni siquiera conseguís controlar el clima y la ley de la gravedad. Además, existen la enfermedad, el dolor, la muerte…

O’Brien le hizo callar con un movimiento de la mano:

—Controlamos la materia porque controlamos la mente. La realidad está dentro del cráneo. Irás aprendiéndolo poco a poco, Winston. No hay nada que no podamos conseguir: la invisibilidad, la levitación… absolutamente todo. Si quisiera, podría flotar ahora sobre el suelo como una pompa de jabón. No lo deseo porque el Partido no lo desea. Debes librarte de esas ideas decimonónicas sobre las leyes de la Naturaleza. Somos nosotros quienes dictamos las leyes de la Naturaleza.

—¡No las dictáis! Ni siquiera sois los dueños de este pla­neta. ¿Qué me dices de Eurasia y Asia Oriental? Todavía no las habéis conquistado.

—Eso no tiene importancia. Las conquistaremos cuando nos convenga. Y si no las conquistásemos nunca, ¿en qué puede influir eso? Podemos borrarlas de la existencia. Oceanía es el mundo entero.

—Es que el mismo mundo no es más que una pizca de polvo. Y el hombre es sólo una insignificancia. ¿Cuánto tiempo lleva existiendo? La Tierra estuvo deshabitada duran­te millones de años.

—¡Qué tontería! La Tierra tiene sólo nuestra edad. ¿Cómo va a ser más vieja? No existe sino lo que admite la conciencia humana.

—Pero las rocas están llenas de huesos de animales desa­parecidos, mastodontes y enormes reptiles que vivieron en la Tierra muchísimo antes de que apareciera el primer hombre.

—¿Has visto alguna vez esos huesos, Winston? Claro que no. Los inventaron los biólogos del siglo XIX. Nada hubo antes del hombre. Y después del hombre, si éste desa­pareciera definitivamente de la Tierra, nada habría tampoco, Fuera del hombre no hay nada.

—Es que el universo entero está fuera de nosotros. ¡Piensa en las estrellas! Puedes verlas cuando quieras. Algu­nas de ellas están a un millón de años-luz de distancia. Jamás podremos alcanzarlas.

—¿Qué son las estrellas? —dijo O’Brien con indiferen­cia—. Solamente unas bolas de fuego a unos kilómetros de distancia. Podríamos llegar a ellas si quisiéramos o hacerlas desaparecer, borrarlas de nuestra conciencia. La Tierra es el centro del universo. El sol y las estrellas giran en torno a ella.

Winston hizo otro movimiento convulsivo. Esta vez no dijo nada. O’Brien prosiguió, como si contestara a una obje­ción que le hubiera hecho Winston:

—Desde luego, para ciertos fines es eso verdad. Cuando navegamos por el océano o cuando predecimos un eclipse, nos puede resultar conveniente dar por cierto que la Tierra gira alrededor del sol y que las estrellas se encuentran a millones y millones de kilómetros de nosotros. Pero, ¿qué importa eso? ¿Crees que está fuera de nuestros medios un sistema dual de astronomía? Las estrellas pueden estar cerca o lejos según las necesitemos. ¿Crees que ésa es tarea difícil para nuestros matemáticos? ¿Has olvidado el doblepensar?

Winston se encogió en el lecho. Dijera lo que dijese, le venía encima la veloz respuesta como un porrazo, y, sin em­bargo, sabía —sabía— que llevaba razón. Seguramente había alguna manera de demostrar que la creencia de que nada existe fuera de nuestra mente es una absoluta falsedad. ¿No se había demostrado hace ya mucho tiempo que era una teo­ría indefendible? Incluso había un nombre para eso, aunque él lo había olvidado. Una fina sonrisa recorrió los labios de O’Brien, que lo estaba mirando.

—Te digo, Winston, que la metafísica no es tu fuerte. La palabra que tratas de encontrar es solipsismo. Pero estás equivocado. En este caso no hay solipsismo. En todo caso, habrá solipsismo colectivo, pero eso es muy diferente; es precisamente lo contrario. En fin, todo esto es una digresión —añadió con tono distinto—. El verdadero poder, el poder por el que tenemos que luchar día y noche, no es poder so­bre las cosas, sino sobre los hombres. —Después de una pausa, asumió de nuevo su aire de maestro de escuela exami­nando a un discípulo prometedor—: Vamos a ver, Winston, ¿cómo afirma un hombre su poder sobre otro?

Winston pensó un poco y respondió:

—Haciéndole sufrir.

—Exactamente. Haciéndole sufrir. No basta con la obe­diencia. Si no sufre, ¿cómo vas a estar seguro de que obede­ce tu voluntad y no la suya propia? El poder radica en infli­gir dolor y humillación. El poder está en la facultad de hacer pedazos los espíritus y volverlos a construir dándoles nuevas formas elegidas por ti. ¿Empiezas a ver qué clase de mundo estamos creando? Es lo contrario, exactamente lo contrario de esas estúpidas utopías hedonistas que imaginaron los anti­guos reformadores. Un mundo de miedo, de ración y de tor­mento, un mundo de pisotear y ser pisoteado, un mundo que se hará cada día más despiadado. El progreso de nuestro mundo será la consecución de más dolor. Las antiguas civili­zaciones sostenían basarse en el amor o en la justicia. La nuestra se funda en el odio. En nuestro mundo no habrá más emociones que el miedo, la rabia, el triunfo y el auto-rebajamiento. Todo lo demás lo destruiremos, todo. Ya esta­mos suprimiendo los hábitos mentales que han sobrevivido de antes de la Revolución. Hemos cortado los vínculos que unían al hijo con el padre, un hombre con otro y al hombre con la mujer. Nadie se fía ya de su esposa, de su hijo ni de un amigo. Pero en el futuro no habrá ya esposas ni amigos. Los niños se les quitarán a las madres al nacer, como se les quitan los huevos a la gallina cuando los pone. El instinto sexual será arrancado donde persista. La procreación consis­tirá en una formalidad anual como la renovación de la carti­lla de racionamiento. Suprimiremos el orgasmo. Nuestros neurólogos trabajan en ello. No habrá lealtad; no existirá más fidelidad que la que se debe al Partido, ni más amor que el amor al Gran Hermano. No habrá risa, excepto la risa triunfal cuando se derrota a un enemigo. No habrá arte, ni literatura, ni ciencia. No habrá ya distinción entre la belleza y la fealdad. Todos los placeres serán destruidos. Pero siempre, no lo olvides, Winston, siempre habrá el afán de poder, la sed de dominio, que aumentará constantemente y se hará cada vez más sutil. Siempre existirá la emoción de la victoria, la sensación de pisotear a un enemigo indefenso. Si quieres hacerte una idea de cómo será el futuro, figúrate una bota aplastando un rostro humano… incesante­mente.

Se calló, como si esperase a que Winston le hablara. Pero éste se encogía más aún. No se le ocurría nada. Parecía helársele el corazón. O’Brien prosiguió:

—Recuerda que es para siempre. Siempre estará ahí la cara que ha de ser pisoteada. El hereje, el enemigo de la so­ciedad, estarán siempre a mano para que puedan ser derrota­dos y humillados una y otra vez. Todo lo que tú has sufrido desde que estás en nuestras manos, todo eso continuará sin cesar. El espionaje, las traiciones, las detenciones, las tortu­ras, las ejecuciones y las desapariciones se producirán conti­nuamente. Será un mundo de terror a la vez que un mundo triunfal. Mientras más poderoso sea el Partido, menos tole­rante será. A una oposición más débil corresponderá un des­potismo más implacable. Goldstein y sus herejías vivirán siempre. Cada día, a cada momento, serán derrotados, desa­creditados, ridiculizados, les escupiremos encima, y, sin em­bargo, sobrevivirán siempre. Este drama que yo he represen­tado contigo durante siete años volverá a ponerse en escena una y otra vez, generación tras generación, cada vez en for­ma más sutil. Siempre tendremos al hereje a nuestro albe­drío, chillando de dolor, destrozado, despreciable y, al final, totalmente arrepentido, salvado de sus errores y arrastrándo­se a nuestros pies por su propia voluntad. Ése es el mundo que estamos preparando, Winston. Un mundo de victoria tras victoria, de triunfos sin fin, una presión constante sobre el nervio del poder. Ya veo que empiezas a darte cuenta de cómo será ese mundo. Pero acabarás haciendo más que com­prenderlo. Lo aceptarás, lo acogerás encantado, te converti­rás en parte de él. (Págs. 250-256)

Anuncios

5 comentarios »

  1. Desde luego, la disección sobre el Poder y sobre la manipulación global que realiza Orwell en esta novela (una de las mejores que he leído) es sumamente interesante, descarnada y bien escrita. (También es destacable la película, protagonizada por John Hurt como Winston y Richard Burton en el papel de O’Brien). No obstante, mucho me temo que se queda corto con respecto a la realidad profunda de la manipulación absoluta que ya estamos viviendo y que aún no ha llegado a su culminación. Es conveniente releerse lo que al respecto escribió Guénon en “El Reino de la Cantidad…”

    Por otro lado, en el campo de la novela, cabe destacar otra interesante joya como es “Brave New World” (Un Mundo Feliz) de Aldous Huxley. Si no la habéis leído os la recomiendo fervientemente. En este caso se centra sobre la manipulación genética y sus consecuencias socio-culturales.

    También desde un punto de vista menos dramático y más humorístico, se puede disfrutar bastante de “Congreso de Futurología” de Stanislav Lem, donde la farmacopea causa estragos y determina absolutamente la percepción de la realidad…

    Saludos.

    Comentario por Dr. Piedra — Miércoles, 29 agosto, 2007 @ 11:52 am |Responder

  2. Orwell fue un comunista al que su ideología no le impidio ver los horrores presentes y venideros. En parte estaba inlfuido por el propio mundo modenro del siglo XX en que estaba (lo que resta fuerza a su crítica y la hace un poco progre-rancia a veces), pero en lo básico de comeduras de coco y manipulación por el poder sigue vigente.
    Lo que me fastidia bastante es cómo se ha “castrado” su mensaje para que parezca sólo una crítica al estalinismo y no al totalitarismo liberal-democratista en que vivimos. En esto incluyo ese asqueroso programa presentado en su día en España por la periodista jipi-decrepita y progre Mercedes Milá…GH.

    Comentario por bukowsky in love — Miércoles, 29 agosto, 2007 @ 11:54 pm |Responder

  3. A mí la película que se hizo me parece con todos los respetos, una adaptación pobre y tendenciosa del libro, porque el ambiente en plan años 30-40 la hace anacrónica a posta. Habría sido más rompedor ponerla en tiempo presente (años 80) o mejor aún futurista.
    ¿Chapuza para no gastar en FX o manipulación castradora del mensaje suversivo?

    Comentario por bukowsky in love — Miércoles, 29 agosto, 2007 @ 11:56 pm |Responder

  4. Todo esto sumado a la prodigiosa Second Life conforman un combo aterrador.
    Por cierto, hace unos días publiqué un artículo en mi blog criticando algunas de las demoníacas declaraciones de Roy Ascott (el “genio” detrás de SL) y tiempo después recibí un comentario en dicho post por parte del blog del Planetary Collegium.

    Planetary Collegium dijo…

    These comments are a sign of pixel envy! They display such terrible anxiety that an analytical session or two will probably be needed to restore their troubled egos.

    Lo más curioso es que mi blog está en español..

    Saludos.

    Comentario por Sahaquiel — Sábado, 8 septiembre, 2007 @ 5:19 pm |Responder

  5. Sahaquiel, aquí dejo el link a tu post. El comentario del tipo éste no tiene ni pies ni cabeza; si pretendía apoyar la postura de Ascott, están apañados, el Ascott y él. Con amigos así, ¿quíen necesita enemigos?
    Por cierto, apuntadme a mí también a las sesiones de piscoanálisis, a ver si nos hacen descuento por ser varios…

    Comentario por Aspirante a domador — Lunes, 10 septiembre, 2007 @ 8:24 am |Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: