Cabalgando al Tigre

Miércoles, 4 junio, 2008

Eros y Psique (I): La boda de Eros y Psique

Filed under: Textos recomendados — by Aspirante a domador @ 7:07 pm
Tags: , , ,

Vamos ahora con algunos extractos de Apuleyo. Eros y Psique, Editorial Atalanta, Girona 2006, 128 págs., traducido por Alejandro Coroleu y con epílogo de Antonio Betancor. El texto es un fragmento de El asno de Oro de Apuleyo, y a continuación os dejo el fragmento final, a mi juicio muy sugerente, en el que se describe el casamiento, después de muchas vicisitudes, entre Eros y Psique, para el cual es menester que Psique se convierta en inmortal bebiendo la ambrosía que los dioses le ofrecen.

———————————

  (22) Entretanto Cupido, consumido por una excesiva pasión y con la cara triste, temiendo la repentina sobriedad de su madre, volvió a sus anti­guas maneras y atravesando con sus rápidas alas el punto más alto del cielo, suplicó al gran Júpiter y le expuso su causa. Entonces Júpiter agarra a Cupido por la mejilla y, acercándoselo a la cara con la mano, le da un beso y le dice:

«A ti, señor hijo mío, te está permitido faltarme al respeto que los dioses me concedieron. Con tus fle­chas has herido a menudo mi corazón, en el que se guardan las leyes de los elementos y los movimien­tos de los astros, y lo has ensuciado con frecuentes aventuras de amor terrenal. En contra de las leyes, de la propia ley Julia1 y de la moral pública, has vul­nerado mi honor y mi fama con vergonzosos adulte­rios, transformando innoblemente mis majestuosos rostros en serpiente, en fuego, en fiera, en ave y en ganado.2 Pero me acuerdo también de tu modera­ción y de que has crecido entre estas manos mías. Así que haré todo lo que me pidas mientras sepas detener a quienes quieren imitarte. Si hay ahora en la tierra una muchacha que sobresalga por su belleza, recuerda que debes devolverme el favor, dándomela como presente».

 (23) Después de hablar así, ordena a Mercurio que convoque enseguida a todos los dioses en asam­blea y que anuncie que si alguien se ausenta de la reunión será castigado con una multa de diez mil sestercios.3 Con el teatro celeste lleno a rebosar ante tal amenaza, Júpiter, sentado en una silla elevada, proclama así:

«¡Dioses inscritos en la lista de las Musas,4 todos conocéis sin duda a este joven que he criado con mis propias manos! He pensado que los impulsos acalo­rados de su primera juventud debían ser refrenados de algún modo. Basta ya de difamarlo en cotidianas conversaciones por culpa de sus adulterios y su comportamiento indecoroso. Toda ocasión de obrar mal debe ser suprimida y su lujuria pueril debe ser frenada con los vínculos del matrimonio. Ha escogi­do a una muchacha y la ha privado de su virginidad. Que la tenga, la posea y, abrazado a Psique, goce de su amor por siempre».

Y, girándose a Venus, le dijo:

«Y tú, hija mía, no te entristezcas ni temas que matrimonio con mortal pueda envilecer tu ilustre linaje. Haré que estas nupcias no sean desiguales, sino legítimas y de acuerdo con el derecho civil».

Ordena a Mercurio que coja a Psique y la con­duzca al cielo. Después de ofrecerle un vaso lleno de ambrosía, le dice:

«Bebe, Psique, y serás inmortal y Cupido no se apartará jamás del vínculo que a ti le une, sino que estas nupcias vuestras serán eternas».

 (24) Sin demora alguna se sirvió un esplendoroso banquete de bodas. El marido yacía en el lecho de honor, abrazando a Psique. De igual modo también Júpiter con su esposa Juno y a continuación, por orden, todos los dioses. El vaso de néctar, vino de los dioses, a Júpiter se lo servía su copero, aquel muchacho del campo;5 a los otros, los servía Líber;6 Vulcano preparaba la cena; las Horas lo embriagaban todo con rosas y todo tipo de flores; las Gracias esparcían perfumes, las Musas hacían sonar sus ins­trumentos. Apolo cantó acompañándose con la cíta­ra. Venus bailó armoniosamente al son de una suave música. Se dispuso un escenario para que las Musas cantaran a coro e hicieran sonar sus flautas. Sátiro y Panisco tocaban la zampona. Allí, según el rito, casó Psique con Cupido, y de ellos nació, cuando llegó el momento del parto, una hija, a la que llamaron Voluptuosidad. (Págs. 67-69)

 ———————

1.  La Lex Julia de adulteriis, promulgada hacia el año 18 antes de Cristo por Augusto, prescribía el castigo por adulterio.

2.  Alusión a las múltiples formas adoptadas por Júpiter para seducir a sus amantes.

3.  Moneda de plata que valía dos ases y medio, o la cuarta parte de un denario.

4.  Las Musas confeccionan la lista de dioses, de igual modo como los censores confeccionaban la lista de senadores.

5.  Ganímedes (véase más arriba).

6. Nombre con que se conoce también a Baco, hijo de Júpiter y de Semele, dios del vino y de la embriaguez.

Anuncios

4 comentarios »

  1. “Bebe, Psique, y serás inmortal…” Un investigador llamado Wasson y que era etnomicólogo, vamos, que estudiaba todos los hongos de este y otros mundos que caían en sus manos, decía que los habitantes de la Grecia arcaica podrían haber descubierto un método para aislar un enteógeno (usaba este término “enteógeno”= dios dentro de nosotros, en lugar de alucinógeno) a partir del cornezuelo, que era capaz de proporcionar auténticas experiencias “divinas”. Quizá la cebada que se cultivaba en las llanuras de Rariana, cerca de Eleusis, tuviera en su composición este hongo y de ahí la “experiencia” de inmortalidad de Psique. Pero yo no me creo esta teoría. La desmonto en un momento, porque si Psique no hubiera sido inmortal y no se hubiera unido a Eros ¿cómo podría haber parido a Voluptuosidad? ¿eh!? ;-)

    Comentario por Filousia — Lunes, 9 junio, 2008 @ 11:27 pm |Responder

  2. Lapidario, sin duda, amiga Filousia ;)
    Qué bueno verte por aquí.

    Comentario por Aspirante a domador — Martes, 10 junio, 2008 @ 9:33 am |Responder

  3. […] psique En este hilo os dejo un interesante fragmento del epílogo que Antonio Betancor adjunta a Eros y Psique, con una posible explicación del mito a la luz del neoplatonismo […]

    Pingback por Eros y Psique (II): El mito desde la perspectiva neoplatónica « Cabalgando al Tigre — Viernes, 13 junio, 2008 @ 11:30 am |Responder

  4. […] en: Textos recomendados — by Aspirante a domador @ 1:29 pm En esta última entrada de Eros y Psique os dejo, además del texto extractado en el que Betancor reflexiona sobre el sentido del texto de […]

    Pingback por Eros y Psique (y III): un texto enigmático « Cabalgando al Tigre — Viernes, 27 junio, 2008 @ 1:29 pm |Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: